Smartphones o teléfonos inteligentes y las redes sociales forman parte del día a día de millones de personas, absorbidos por estas plataformas. Más de la mitad de los españoles usan Facebook y Whatsapp, una estadística bastante alta. No es extraño, por tanto, que los timadores estén diseñando nuevas estratagemas cada vez más sofisticadas para cometer sus delitos en el entorno cibernético.

Hablamos de los Timadores 2.0.

Éstas son algunas de las más famosas últimamente:

Falso vídeo de Facebook

“Girl is in critical condition after being forced to do this”, es decir, “chica en estado crítico tras haberse visto forzada a hacer esto”, es el sugerente título de un vídeo que, sin embargo, es una estafa en toda regla. Se comparte automáticamente en el muro de quienes acceden al enlace.

Una vez que se hace click en la url que lleva al vídeo, saldrá un mensaje advirtiendo de imágenes explícitas y será necesario confirmar que la edad del visitante supera los 13 años.

Esta verificación no es real, sino un robo de datos personales, email, número de teléfono, entre otros, con el fin de venderlos a empresas para que envíen SPAM.


El plagio de iCloud

Tanto el que tenga un iPhone como el que no, sabe lo duro y dramático que es perder o extraviar el terminal. Sin embargo, para la tranquilidad del usuario, Apple dispone de una aplicación que permite bloquear el terminal extraviado y buscarlo en un mapa. Si se encuentra, bastará con reactivar el teléfono con la cuenta de iCloud.

Los amigos de lo ajeno vieron cómo no servía de nada robar un iPhone, ya que en cuanto el usuario se percataba de su ausencia, inutilizaba el terminal. Todo cambió cuando desarrollaron la siguiente estafa: copiar el diseño de la web de iCloud para hacerse con las claves de aquellos a los que hurtaban los teléfonos.

Al usuario le llega un SMS diciendo que se ha encontrado el iPhone perdido con una url que lleva a la web falsa. Lo que muchos no saben es que cuando un iPhone es encontrado, el mensaje que el sistema de iCloud envía llega como un email, no como un SMS. Una vez que los ladrones disponen de las claves, el dueño original del terminal pierde totalmente el control del iPhone, para siempre.


¿Quieres unas gafas de sol Ray-Ban a un precio reducido?

Supongo que muchos de vosotros habréis visto en Facebook estos anuncios donde ponen a la venta gafas de sol de la prestigiosa marca Ray-Ban a precios realmente ridículos, rebajados a más de un 80% de su valor real. Por ejemplo, el caso más común que circula por la red social es: gafas Ray-Ban por 23,96 €.

La página en la que se venden las gafas es completamente falsa. Quienes pican no solo pierden este dinero, sino que los ciberdelincuentes, se hacen con todos los datos personales, incluido el número de la tarjeta de crédito, del comprador, con lo que eso conlleva…

Una estrategia parecida utilizaban unos estafadores hace unos meses ofreciendo cheques regalo de Zara valorados en ¿500 euros? y cuya única finalidad era robar datos personales.

Seguimos sumando y la misma, pero por WhatsApp, es la que utilizan unos timadores en nombre de IKEA, ofreciendo un cupón de 150€. Cualquier contacto puede haberte mandado esa url, ya que se autoenvía en el momento en el que alguien hace click.

En el enlace pedirán los datos personales para participar en un sorteo que no existe, sino que es una forma de obtener información con la que comerciar posteriormente./p>


SMS PREMIUM

Un test de personalidad en Facebook, la invitación a un juego de acertijos o a sorteos muy jugosos han sido (y son) algunos de los ganchos que utilizan algunas empresas para lucrarse a través de SMS Premium. El servicio de SMS Premium significa que el usuario se suscribe a una suerte de base de datos que le envía información sobre cierto tipo de tema (juegos, tests, datos curiosos) pero le cobran por cada mensaje de texto recibido.

El último tipo de este fraude ha llegado por mensaje de texto también con el siguiente mensaje: «Te estoy escribiendo por wasap. Dime si te llegan mis mensajes. Me agregaste el otro día?». El SMS proviene del número 25568. La táctica de este timo es que se aprovecha de la popularidad de la aplicación de mensajería instantánea, mas no tiene nada que ver con la plataforma WhatsApp.

El usuario resulta estafado si responde al mensaje o llama a ese número. Se trata de un estafa porque el usuario no tiene consciencia de que con esta acción se está suscribiendo a un servicio por el que le pueden cobrar desde 35 céntimos a 7 euros por cada mensaje. El consumir tampoco controla cuantos SMS desea recibir, por lo tanto los cargos extras en la facturación pueden llegar a ser exorbitantes.

En otras ocasiones, un contacto puede enviar un mensajes con un enlace que, en teoría, redirige a unas fotografías. Sin embargo, al pinchar en el enlace se hackea automáticamente el aparato, lo que puede provocar desde robo de datos personales hasta la inutilización del móvil.

Pin It on Pinterest

Share This